Unidad para frenar el avance del Rectorado y Nuevo Espacio


decla-mella

Unidad para frenar el avance del Rectorado y Nuevo Espacio

Durante la semana del 7 al 11 de Septiembre se realizaron las elecciones de representantes estudiantiles y de Centro de Estudiantes en toda la UBA. Estos comicios ratificaron el avance de las fuerzas “reformistas” encabezadas por Nuevo Espacio-Franja Morada. Este sector, desde la llegada de Barbieri al rectorado, viene consolidando su contraofensiva para recuperar el lugar que perdieron con la izquierda después de la debacle del radicalismo en el 2001. Su objetivo es claro: volver a la FUBA y recuperar la mayoría estudiantil en el Consejo Superior.

Los escándalos de corrupción que saltaron a la luz durante el primer cuatrimestre y mancharon a gran parte de la cúpula de la UBA no afectaron el desempeño electoral del radicalismo y de Nuevo Espacio. Por el contrario, con un gran despliegue económico y apoyo explícito de gran parte de las gestiones de las Facultades lograron crecer electoralmente. La situación de desmovilización del movimiento estudiantil no permitió construir una resistencia contundente a este avance que vemos crecer aceleradamente en los últimos años.

 

El escenario

En Económicas y Medicina se consolidó la hegemonía de Nuevo Espacio, que amplió su distancia ante la oposición de la izquierda recuperando un consejero directivo. En Derecho hubo un cambio al interior del bloque reformista donde la Franja Morada ganó tanto en centro como en Consejo, con el claro apoyo de las autoridades. En Odontología y Agronomía el AFO y el LAI también ampliaron sus ventajas en las elecciones, y el AFO le arrebató otro consejero a la izquierda.

Sociales fue un caso aparte donde el frente de La UES y Proyecto Sociales (UyO) le ganó por amplio margen al frente de La Izquierda al Frente (FIT). Esta victoria expresa diferentes cuestiones: por un lado el agotamiento del modelo de centro de estudiantes de la izquierda tradicional que en solo 2 años dilapidó la legitimidad con la que habían asumido, así como también el encolumnamiento del kirchnerismo en el marco de la polarización del escenario nacional de 2015. Es preocupante que la fuerza que encabeza el frente sea La UES, histórica aliada de Nuevo Espacio a nivel UBA y en la Facultad. Queda por verse qué rol ocupará ese centro en el escenario de la UBA: si seguirá la orientación de enfrentamiento al rectorado que tuvieron los sectores de UyO o si se alineará con el reformismo de Franja Morada, como propone la UES.

En Filo y Farmacia los frentes encabezados por la UJS pudieron retener los centros sin grandes complicaciones. En Veterinarias, la UJS también logró mantener el centro, a pesar del escaso margen con el que lo había hecho el año anterior, debido a la aparición de una lista del PRO que dividió el voto opositor. En Filo se registró un avance del kirchnerismo que logró un nuevo consejero directivo desplazando el lugar que habíamos tenido como La Juntada.

 

El avance de La Mella en estas elecciones

Desde La Mella hicimos una enorme elección en Exactas donde junto al FEM revalidamos nuestra conducción por más de 50% y ganamos por amplio margen la mayoría estudiantil. Lo ocurrido en esta facultad merece que nos detengamos en un análisis más profundo. En un contexto general de reflujo del movimiento estudiantil de la UBA, en Exactas hemos logrado construir una importantísima movilización de toda la comunidad de la facultad. Estudiantes, docentes, investigadores y graduados se enfrentaron al rectorado bajo la consigna “Defendamos Exactas” logrando un muy valioso triunfo en que se arrancó una partida extraordinaria de 15 millones de pesos. Esto no fue milagroso, sino el producto de la definición por una política unitaria de enfrentamiento con el rectorado, que fue respaldada contundentemente en las urnas. Esta experiencia es de significativa relevancia para la discusión en toda la Universidad para las tareas necesarias para la etapa que hoy atraviesa.

En Ingeniería logramos avanzar y conquistamos por primera vez la minoría estudiantil en el Consejo Directivo. Queda pendiente la elección del CEI, en la que tenemos el desafío de revalidar la conducción de un gremio que venimos refundando desde hace un año. Como perspectiva debemos lograr avanzar en unidad contra las autoridades de la FIUBA que responden directamente al Rector Barbieri.

En Psicología volvimos a ganar la conducción del centro con el frente El Impulso, obteniendo nuevamente la mayoría estudiantil. Impulsamos una campaña donde a través de ejes académicos y gremiales apostamos nuevamente a la unidad y logramos convencer a muchos compañeros de que el Centro de Estudiantes de Psicología podía salir de su quietismo, dejando atrás también el intento de Nuevo Espacio (EDI en Psico) de ser una opción en esa  Facultad.

En FADU, donde se dio una de las batallas más importantes contra la derecha nos sumamos a la Lista 5 logrando por 200 votos retener un CEADIG independiente frente al PRO y los sectores aliados a Franja Morada. Esta determinación es consecuente con la lectura que realizamos hace varios años: frente al avance de los sectores más conservadores, priorizamos la unidad por sobre las diferencias con otros sectores compañeros.

 

Los desafíos que se vienen…

El escenario planteado está claro para el que lo quiera ver. La situación de la izquierda en el movimiento estudiantil es de resistencia frente a la ofensiva morada. Más allá de las avances concretos que hayamos tenido desde La Mella en estas elecciones, como dijimos en 2013 cuando tuvimos un fuerte golpe electoral, la tendencia general tiene que ver con el fortalecimiento del “reformismo” encabezado por Nuevo Espacio. A la consolidación del armado estudiantil del rectorado debemos oponerle la unidad de quienes lo enfrentamos, construyendo pisos de acuerdo que nos permitan defender la UBA de los grandes negociados morados. El Frente 1918 (La Mella, UJS-PO, CR, IS, CAUCE) que actualmente conduce la FUBA y tiene mayorìa en el Consejo Superior tiene que ampliarse y encolumnar a todos los sectores que se oponen al avance morado encabezado por Nuevo Espacio. En momentos como los que hoy vive la UBA no hay margen para sectarismos, y desde nuestro lugar vamos a trabajar para construir esta tan necesaria unidad.